Todos Somos Inmigrantes

Comenzar

Los síntomas de la conciencia humana es que esta puede cuestionarse, ¿quién soy? ¿de dónde vengo? ¿a dónde iré después de la muerte?, y cuando esta conciencia se desarrolla aún más llega al punto de cuestionarse el porqué de su dura y vana lucha por encontrar la mal llamada felicidad. Un animal no puede hacerse todos estos cuestionamientos ya que él está satisfecho al llenar su estómago con algo de comida, dormir, aparearse y pelear por lo que él considera es de su propiedad. Más sin en cambio, el ser humano ha sido dotado con una inteligencia superior y como tal es capaz de discriminar entre lo bueno y lo malo, felicidad e infelicidad, sufrimiento o placer. Es después de que el alma pasa por 8,400,000 tipos de especies diferentes que puede alcanzar la valiosa forma humana de vida y así se le da la oportunidad de entender su posición anormal en el mundo material y reavivar su olvidada relación con la Suprema Personalidad de Dios, Śrī Kṛṣṇa.

El Bhagavad-gītā nos enseña que no pertenecemos a esta naturaleza material, pero debido a nuestro condicionamiento por la energía externa o maya, hemos aceptado lo que no es como lo que es. Hemos aceptado este cuerpo material como nuestro verdadero “yo”, hemos aceptado esta tierra, este nombre, familia y amigos como nuestros y hemos aceptado otras muchas designaciones falsas, siendo la aceptación de este cuerpo material como nuestro verdadero “yo”, la principal causa de nuestro condicionamiento y sufrimiento.

Estos upadis o designaciones corporales hacen que nos olvidemos de nuestra condición enferma, y de que este cuerpo es solo un vehículo para proseguir la meta última de la vida, por nombre, desarrollar amor puro por Dios. Siendo así, no deberíamos desperdiciar nuestro tiempo decorando innecesariamente este cuerpo o sucumbiendo a sus exigencias, este cuerpo es solo un costal de carne, huesos y fluidos, la belleza de la entidad viviente es su conciencia y esta conciencia se manifiesta debido a la presencia del alma espiritual.

Las formas materiales que envuelven a las almas condicionadas son vestidos prestados por la energía externa maya, que a su debido tiempo los tomará de vuelta al momento de la muerte. A pesar de nuestro deseo latente por alcanzar la eternidad, conocimiento y felicidad, nada de esto nos es posible.
Sin embargo, nosotros como energía marginal cit-śakti del Señor Supremo somos eternos, pero debido a nuestra ignorancia acerca de nuestra relación con Kṛṣṇa tenemos que desechar los cuerpos viejos y aceptar nuevos cuerpos entrando en el ciclo del saṁsāra o del nacimiento y la muerte.

No pertenecemos a este mundo material ni nada que está aquí nos pertenece, estamos viviendo en tierra ajena dentro de cuerpos prestados. Originalmente nos encontrábamos en el mundo espiritual al servicio de Kṛṣṇa, pero debido a nuestro libre albedrío decidimos intentar imitar a Kṛṣṇa e ilusoriamente volvernos los disfrutadores y controladores supremos, es por eso por lo que se nos fue puestos en esta condición y en este lugar.

El mundo material es un lugar para que la entidad viviente se rectifique. Para que esto suceda durgā-śakti impone severos sufrimientos a la entidad viviente, para que así esta pueda despertar a su verdadera conciencia y pueda darse cuenta de que su situación en esta tierra ajena es incompatible con su verdadera naturaleza espiritual, y así es como comienza su urgencia por tomar un proceso de autorrealización, esto es llamado brahma-jijṣāsā.

El proceso recomendado para alcanzar la autorrealización en esta era de riña e hipocresía es el de saṅkīrtana-yajña, como fue recomendado por Sri Caitanya Mahaprabhu quien es Krishna mismo; harer nāma harer nāma harer nāma iva kevalam, kalau nāsty eva nāsty eva nāsty eva gatir anyathā, Esto significa que el canto de los Santos Nombres de Kṛṣṇa; Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa , Hare Hare / Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare, es el método más sencillo para salir de las garras de la energía ilusoria en esta era de Kali, cualquiera puede practicarlo, no se necesita ninguna cualificación especial y hasta un pequeño niño puede cantar y bailar en éxtasis obteniendo así el beneficio espiritual de cantar la vibración trascendental, y cuando este canto se purifica a la etapa en la que no hay más ofensas śuddha-nāma la entidad viviente desarrolla amor puro por Dios. Pero en este momento todos somos inmigrantes y para volver de vuelta a nuestro verdadero hogar necesitamos entender a Kṛṣṇa y es Él mismo quien nos dice como alcanzar esa morada suprema donde Él reside:

janma karma ca me divyam
evaṁ yo vetti tattvataḥ
tyaktvā dehaṁ punar janma
naiti mām eti so ’rjuna

“¡Oh, Arjuna!, aquel que conoce la naturaleza trascendental de Mi aparición y actividades, al abandonar este cuerpo no vuelve a nacer de nuevo en este mundo material, sino que alcanza Mi morada eterna.” Bg 4.9

Kṛṣṇa en este verso nos dice claramente que con el hecho de conocerlo a Él y a sus actividades podemos liberarnos de las garras de la energía ilusoria y teniendo una conciencia purificada regresar a nuestro hogar el cual hemos abandonado con la falsa idea de disfrutar. Verdadero disfrute significa disfrutar cuando Kṛṣṇa disfruta, similarmente como, al regar la raíz–Kṛṣṇa–de una planta todas sus ramas y hojas crecerán hermosamente, pero si regamos solamente las hojas o ramas–nosotros–esta planta morirá, nuestra condición normal y sana es la de servir a la Suprema Personalidad de Dios y para esto existen nueve procesos del servicio devocional; śravaṇaṁ kīrtanaṁ viṣṇoḥ smaraṇaṁ pāda-sevanam arcanaṁ vandanaṁ dāsyaṁ sakhyam ātma-nivedanam. Al tomar cualquiera de estos nueve procesos uno puede alcanzar el éxito en la vida espiritual. Śravaṇaṁ es la base de todos los procesos del servicio devocional y consiste en escuchar, pero no escuchar cosas mundanas sino los tópicos relacionados con Kṛṣṇa que son instruidos por el maestro espiritual fidedigno, aquella personalidad que está fuera de la prisión que lleva por nombre universo. Es ilógico pensar que un prisionero puede ayudarnos a salir de la prisión, no. Para salir de la prisión necesitamos la ayuda de alguien que venga de fuera de ella. En el mundo material nacemos ciegos del conocimiento espiritual y se requiere que una persona que pueda ver las cosas tal como son nos muestre el camino a seguir, es por eso por lo que oramos al maestro espiritual:

oṁ ajñāna-timirāndhasya
jñānāñjana-śalākayā
cakṣur unmīlitaṁ yena
tasmai śrī-gurave namaḥ

El maestro espiritual es aquel que ilumina al discípulo y abre sus ojos enceguecidos con la antorcha del conocimiento trascendental. Si estamos deseosos por alcanzar la eternidad, conocimiento y felicidad plenas debemos aceptar a un maestro espiritual fidedigno, no es posible acercarse a Kṛṣṇa directamente como Él mismo recomienda a Arjuna en el siguiente verso:

tad viddhi praṇipātena
paripraśnena sevayā
upadekṣyanti te jñānaṁ
jñāninas tattva-darśinaḥ

“Tan solo trata de aprender la verdad acudiendo a un maestro espiritual. Hazle preguntas de un modo sumiso y préstale servicio. El alma autorrealizada puede impartirte conocimiento, porque ha visto la verdad.” Bg 4.34

Por lo que toda persona inteligente y educada sacará ventaja de esta forma humana de vida y tomará este proceso de la conciencia de Kṛṣṇa muy seriamente para entender a la Suprema Personalidad de Dios y así parar el ciclo de nacimientos y muertes en el que ha sido puesto por decisión propia desde tiempo inmemorial. Y siguiendo este proceso de la Conciencia de Kṛṣṇa regresar a esa morada que está más allá de este universo material, la cual es su verdadero hogar y exhibir su forma eterna llena de conocimiento y bienaventuranza en los planetas Vaikuṇṭha o en Kṛṣṇaloka, el planeta donde Kṛṣṇa reside en su forma original.

Por Kṛṣṇa Kiśora Dāsa
Ciudad de México, Diciembre 18, 2020
Editado por Girivaradhari Devi Dasi
Colombia, Diciembre, 2020

Kṛṣṇa Kiśora dāsa

Every town & village, every mosque and church at the service of my Spiritual Master His Divine Grace A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Previa

Nuestra hermosa naturaleza pt.1

Siguiente Historia

El Guru (profeta) verdadero: El principio más importante de la vida