Las entidades vivientes poseen 78% de las potencias de Dios

Comenzar

Seis clases de opulencias, a saber, riqueza, fuerza, fama, belleza, conocimiento y renunciación, constituyen todas en un principio los diferentes atributos propios de la Absoluta Personalidad de Dios. Los seres vivientes, entidades que son parte integral del Señor Supremo, tienen todos estos atributos de un modo parcial, hasta la máxima capacidad de setenta y ocho por ciento. En el mundo material, estos atributos (hasta el setenta y ocho por ciento de los atributos del Señor) están cubiertos por la energía material, tal como al Sol lo cubre una nube. El poder cubierto del Sol es muy débil, en comparación con el resplandor original, y, de igual manera, el color original de los seres vivientes que poseen dichos atributos, queda prácticamente extinguido. Existen tres sistemas planetarios: los mundos inferiores, los mundos intermedios y los mundos superiores. Los seres humanos de la Tierra están situados al comienzo de los mundos intermedios, pero seres vivientes tales como Brahmā y sus contemporáneos viven en los mundos superiores, de los cuales el más elevado es Satyaloka. En Satyaloka los habitantes conocen enteramente la sabiduría védica, por lo cual la nube mística de la energía material se despeja. Así pues, a ellos se les conoce como los Vedas personificados. Como esas personas dominan en pleno tanto el conocimiento mundano como el trascendental, no tienen ningún interés ni en el mundo terrenal ni en el trascendental. Ellos son devotos prácticamente sin deseos. En el mundo terrenal no tienen nada que buscar, y en el mundo trascendental están llenos en sí mismos. Entonces, ¿por qué vienen al mundo terrenal? Por orden del Señor, ellos descienden a diferentes planetas en el carácter de mesías, para liberar a las almas caídas. Ellos descienden a la Tierra y le hacen el bien a la gente del mundo, en diferentes circunstancias y bajo diferentes influencias climáticas. Ellos no tienen nada que hacer en este mundo, con la única excepción de rescatar a las almas caídas que se están pudriendo en la existencia material, engañadas por la energía material.

Por Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda
Śrīmad-Bhāgavatam 1.19.23 – Significado

Kṛṣṇa Kiśora dāsa

Every town & village, every mosque and church at the service of my Spiritual Master His Divine Grace A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda

2 Comments

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Previa

Para favorecer a Sus devotos el Señor aparece en la Deidad

Siguiente Historia

De nada sirve vivir cientos de años sin conocimiento alguno acerca de los problemas de la vida