Yo no soy este cuerpo

Comenzar
2 mins read

Existen seis síntomas de la presencia del alma. El crecimiento es uno de los más importantes. El crecimiento. En cuanto el alma esta fuera del cuerpo, no hay más crecimiento. Si el niño nace muerto, no habrá crecimiento. Oh, los padres dirán, es inútil. Tíralo. Así mismo, el Señor Kṛṣṇa dio el primer ejemplo a Arjuna: “No piensen que la chispa espiritual que está dentro del cuerpo…, debido a su presencia, el cuerpo está creciendo desde la infancia a la niñez, de la niñez a la juventud, de la juventud a la vejez. Y cuando este cuerpo se vuelve inútil, imperceptiblemente, el alma abandona este cuerpo”. Vāsāṁsi jīrṇāni yathā vihāya (BG 8.22). Al igual que abandonamos un vestido viejo y aceptamos otro nuevo, de igual modo, aceptamos otro cuerpo.

Y aceptamos otro cuerpo no según mi selección. Esa selección depende de la ley de la naturaleza. Esa selección depende de la ley de la naturaleza. No se puede decir en el momento de la muerte, pero se puede pensar. Se puede decir que, quiero decir, la individualidad y esa selección está ahí. Yaṁ yaṁ vāpi smaran loke tyajaty ante kalevaram (BG 8.6). Justo en el momento de su muerte, según su mentalidad… Los pensamientos se van desarrollando y tendrán un cuerpo en el siguiente nacimiento, conforme a ellos. Y el hombre inteligente, que no está loco, tiene que comprender que yo no soy este cuerpo. Lo primero. No soy este cuerpo. Entonces comprenderá cuál es su deber. Oh, como alma espiritual, ¿cuál es su deber?

Su deber es, se dice en el Bhagavad-gītā, en el último verso del Noveno Capítulo, que su deber es man-manā bhava. Están pensando en algo. Cada uno de nosotros, en un cuerpo, estamos pensando en algo. No podemos estar sin pensar, ni por un momento. Eso no es posible. Así que este es el deber. Piensen en Kṛṣṇa. Piensen en Kṛṣṇa. Tendrán que pensar en algo. Y, ¿cuál es el problema si piensan en Kṛṣṇa? Kṛṣṇa tiene tantas actividades, tantas literaturas y tantas cosas. Kṛṣṇa viene aquí. Tenemos volúmenes y volúmenes de libros. Si quieren pensar en Kṛṣṇa, podemos proporcionarles tantas literaturas, que no podrán terminar en toda su vida, incluso si leen las veinticuatro horas. Piensen en Kṛṣṇa, es suficiente. Piensen en Kṛṣṇa. Man-manā bhava. “Oh, puedo pensar en ti”.

Tal como una persona que sirve a un jefe. Siempre está pensando en ese jefe. “Oh, tengo que asistir allí a las nueve, si no el jefe se va a disgustar”. Piensa en él por un propósito. Este tipo de pensamiento no sirve. Y, por lo tanto, dice, bhava mad-bhaktaḥ: “Simplemente piensa en Mí con amor”. Cuando el amo, quiero decir, cuando el sirviente piensa en el amo, no hay amor. Piensa en él por motivos de dinero. “Porque si no voy a mi oficina a las nueve, estaré tarde, y perderé dos dólares”. Por lo tanto, piensa no en el amo, sino en el dinero. Así que ese tipo de pensamiento no les salvará. Por lo tanto, Él dice, bhava mad-bhaktaḥ: “Simplemente vuélvete Mi devoto. Entonces tus pensamientos sobre Mí, serán agradables”. ¿Y qué es ese bhaktiMad-bhaktaḥ. Devocional… Devoción significa servicio. Mad-yājī. Presten algún servicio al Señor. Tal como nosotros, que estamos aquí siempre ocupados. Siempre que vengan, nos encontrarán ocupados en algún deber. ¿Lo ven? Hemos fabricado algún deber, para pensar en Kṛṣṇa solamente.

A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda
Lectura BG 9.34 — Nueva York, Diciembre 26, 1966

Kṛṣṇa Kiśora dāsa

Every town & village, every mosque and church at the service of my Spiritual Master His Divine Grace A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Previa

¿Por qué hay diferencias?

Siguiente Historia

Todo el mundo tiene que trabajar