Energía espiritual y energía material

Comenzar
2 mins read

De modo que dos energías están trabajando en este mundo material: la energía espiritual y la energía material. La energía material significa estas ocho clases de elementos materiales, bhūmir āpo ‘nalo vāyuḥ (BG 7.4): tierra, agua, fuego, aire, cielo, mente, inteligencia y ego. Todo esto es material. Y similarmente, más sutil, más sutil, más sutil, más sutil, y más burdo, más burdo, más burdo. De esta manera el agua es más sutil que la tierra, el fuego es más sutil que el agua, el aire es más sutil que el fuego, el cielo o éter es más sutil que el aire. Del mismo modo, la inteligencia es más sutil que el éter, o la mente es más sutil que el éter. La mente… Ya saben, he dado varias veces el ejemplo: la velocidad de la mente. Pueden ir muchos miles de kilómetros por segundo.

Así que cuanto más sutil se vuelve, más poderoso. Del mismo modo, en última instancia, cuando se llega a la parte espiri-tual, más sutil, de la que todo emana, oh, eso es muy poderoso. Esa es energía espiritual. Así que eso está en el Bhagavad-gītā. ¿Qué es esa energía espiritual? Esa energía espiritual es esta entidad viviente. Apareyam itas tu viddhi me prakṛtiṁ parā (BG 7.5). Kṛṣṇa dice: “Estas son energías materiales, además de esto hay otra energía espiritual”. Apare-yam. Aparā significa inferior. Apareyam. “Todos estos elementos materiales descritos, son energía inferior, y más allá de esto está la energía superior, Mi querido Arjuna”. ¿Qué es eso? Jīva-bhūta mahā-bāho: “Estas entidades vivientes”. También son energía. Somos entidades vivientes, también somos energía, pero energía superior. ¿Por qué superior? Porque yayedaṁ dhāryate jagat (BG 7.5). La energía superior está controlando la energía inferior. La materia no tiene poder. Un gran avión, una bonita máquina, está volando por el cielo, hecho de elementos materiales. Pero a menos que la energía espiritual, el piloto, esté allí, es inútil. Es inútil. El avión de reacción puede estar en el aeropuerto por miles de años; pero no estará volando a menos que la pequeña partícula, la energía espiritual, ese piloto, venga y lo maneje.

Entonces, ¿cuál es la dificultad para entender a Dios? Tan simple, que si esta enorme máquina… Hay tantas maquinarias enormes; no pueden moverse sin el toque de la energía espiritual, un ser humano o un ser vivo. ¿Cómo se puede esperar que toda esta energía material esté funcionando de manera automática o sin ningún control? ¿Cómo se puede argumentar de esa manera? Eso no es posible.

Por lo tanto, la clase menos inteligente de los hombres, no pueden entender cómo esta energía material está siendo controlada por el Señor Supremo.

 A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda
Lectura Sri Isopanisad, Mantra 1 — Los Ángeles, Mayo 2, 1970

Kṛṣṇa Kiśora dāsa

Every town & village, every mosque and church at the service of my Spiritual Master His Divine Grace A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Previa

La fuente de conocimiento debería ser oyendo

Siguiente Historia

¿Por qué hay diferencias?