El día que dura 8,600 millones de años

Comenzar

De igual manera, Dios es grande, pero estamos pensando en Dios en términos de grandeza relativa: grandeza relativa a la nuestra.

DR. SINGH: El mayor problema que se presenta en el mundo es que prácticamente todos están pensando sólo en términos de sus propias circunstancias; y eso es una necedad.
DISCÍPULO: Aquel que nunca ha salido de su aldea, cree que ésta es el mundo entero.
ŚRĪLA PRABHUPĀDA: Sí. La rana siempre está pensando en términos relativos a su pozo. No tiene el poder de pensar de otra manera. El océano es grande, pero está pensando en el tamaño del océano en términos relativos a su propio tamaño. De igual manera, Dios es grande, pero estamos pensando en Dios en términos de grandeza relativa: grandeza relativa a la nuestra. Hay ciertos insectos que nacen de noche, crecen, procrean y mueren —todo antes del amanecer—. Nunca ven la mañana. Así que, si ellos concluyen que la mañana no existe, eso es una necedad. De igual manera, tan pronto como oímos que los śāstras (las Escrituras reveladas) dicen que la duración de la vida de Brahmā equivale a millones de nuestros años, no lo creemos. Decimos: “¿Cómo va a ser posible?”. Pero el Bhagavad-gītā (8.17) dice: sahasra-yuga-paryantam ahar yad brahmaṇo viduḥ, “4,300 millones de años terrestres equivalen a doce horas de Brahmā”. Incluso un destacado político de la India, conocido como un gran erudito del Gītā, no pudo aceptar esa información. Él dijo que es especulación mental. ¡Qué sin vergüenza! Sin embargo, se le acepta como un erudito importante. Ése es el problema. Sinvergüenzas y necios están siendo reconocidos como eruditos, científicos y filósofos, y, por lo tanto, el mundo entero está siendo descarriado.

La primera caminata parte 4

Grabada el 18 de abril de 1973, en el parque Cheviot Hills de Los Ángeles.

Śrīla Prabhupāda está acompañado por el Dr. Thoudam Dāmodara Singh, Karandhara dāsa adhikārī, Brahmānanda Swami y otros discípulos.

Kṛṣṇa Kiśora dāsa

Every town & village, every mosque and church at the service of my Spiritual Master His Divine Grace A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Historia Previa

La relatividad y el conocimiento

Siguiente Historia

La extinción del darwinismo